Ideas para trabajar con el metrónomo II

Hoy vamos a aumentar nuestro rendimiento con el metrónomo, poniéndonos verdaderamente a prueba. Hasta ahora hemos visto las ventajas y peligros que puede tener el uso del metrónomo, y algunas maneras de trabajar con él. Si la semana pasado empezábamos a reforzar nuestro tempo interno con ciertos ejercicios, hoy podremos utilizar algunas técnicas expertas para obtener el mayor rendimiento de esta herramienta.

Recomiendo, en cualquier caso, estar familiarizado con los usos anteriores que comentábamos en el post anterior. Creo firmemente que la mejor manera de afianzar y mejorar nuestra habilidad es mediante pequeños pasos, siguiendo una lógica y un desarrollo coherente, enlazando un conocimiento con el anterior.




Y sin más, vayamos con la tercera idea para trabajar con el metrónomo:

Tercer uso: marcando solamente las contras de algunos tiempos del compás.


Esta variante es auténtica gimnasia para nuestro tempo interno. Se trata de escuchar el metrónomo cómo si nos marcara los upbeats en lugar de los tiempos que caen al tierra. Al principio podemos volvernos locos a la hora de sentir el metrónomo de esta manera. Paciencia y tómatelo con humor, seguramente pasarás un rato intentando "entrar en el compás". El secreto es subdividir mentalmente, o incluso en voz alta, contando los tiempos del compás. Cuando lo tengas no empieces a tocar todavía, escucha el metrónomo, como encaja en tu cuenta, y acostúmbrate a cómo lo sientes. Cuando te sientas cómodo (ejem...) puedes empezar a tocar. Algunas ideas:

  • El metrónomo marca las contras de los tiempos 2 y 4.

  • El metrónomo marca las contras de los tiempos 1 y 3.

  • El metrónomo marca las contras del tiempo 1, 2, 3 o 4 (solo uno de ellos). Esto ya es jugar primera división.

Entrenamiento pro, sólo para los más atrevidos (¡o los más locos!)


Este ejercicio es una auténtica prueba de fuego para tu tempo interno (¡y de paso para tu ego!). Se trata de tocar algo con tu instrumento (una frase, un solo, un ritmo... lo que sea) y programar el metrónomo de manera que sólo suene una vez cada 2 compases. ¿Eres capaz de mantener el tempo y caer en el compás con precisión? Si es así, eres un auténtico monstruo del tempo. Si no, no te preocupes; la finalidad de este ejercicio es mejorar poco a poco, y ayudarnos a ser conscientes de nuestras tendencias y las sutilezas del tempo. Cada vez que lo practiques estarás mejorando tu reloj interno, y ganando solidez y precisión.

¡Variantes para auténticos enfermos del tempo!

Allá vamos, esto ya es liga de campeones:

Programar el metrónomo de manera que sólo suene una vez cada 4 compases.
Programar el metrónomo de manera que sólo suene una vez cada 8 compases.
Programar el metrónomo de manera que sólo suene una vez cada... ¡Anda ya!
Cualquiera de las anteriores, pero el metrónomo marcando el upbeat (ejemplo, el upbeat del 3 cada 2 compases... ¡Woooooaaah!)

Para concluir


Espero que estas ideas os inspiren a emplear el metrónomo de maneras nuevas y más motivadoras o creativas. Creo firmemente que estos enfoques contribuirán positivamente a reforzar vuestro tempo interno toquéis el instrumento que toquéis. Además, os animo a desarrollar vuestras propias variantes. Pero me gustaría proponeros algo: si este post os ha sugerido alguna nueva manera de usar el metrónomo, comentadla más abajo. Igualmente, podéis escribir cuáles de estas variantes y ejercicios os han gustado más, os han resultado más difíciles; o por qué no, qué problemas habéis encontrado al aplicar estas ideas.

En cualquier caso, ¡gracias por vuestra visita!

Un saludo y buena práctica.

Siguiente
« Prev Post
Thanks for your comment